Ahora los robots también trabajan en invernaderos

Un proyecto en el que participa INTA Argentina junto con una asociación de productores de la Pampa, busca integrar la tecnología robótica e inteligencia artificial a los campos para mejorar las condiciones de trabajo de los productores.

En Portalfruticola.com conversamos con Ricardo Garro, coordinador del laboratorio de robótica del INTA Anguil, quien nos comentó que se trata de un proyecto que surgió hace 5 años aproximadamente para el cual comenzaron a trabajar con robots en cultivos intensivos bajo cubierta. A raíz de esto, se generó la posibilidad de que profesionales del INTA viajara a Alemania a trabajar en este desarrollo con un grupo de investigación de la Universidad de Bremen, también dedicados a inteligencia artificial, “ la idea era ver cómo nosotros lo podíamos aplicar a los cultivos intensivos”.

Principalmente, el objetivo de crear este robot, denominado Inau, “era tratar de crear un robot que trabajara en cultivos intensivos bajo cubierta pero que tuviera inteligencia artificial, que pudiera tomar algunas decisiones, hacer algunos mapas, y con la proyección de complejizar las tareas que él haga”, explicó Garro.

El robot contiene unos motores por donde funcionan las ruedas. “La primera vez que lo llevamos a recorrer el lugar, en este caso un invernadero, lo manejamos con un joystick y el robot hace un mapa del lugar en el que tiene que trabajar”. A partir de ahí, una vez que tiene el mapa cargado, el cual realiza a través de un láser y un par de sensores, no necesita que nadie lo maneje con un control remoto”.

Es decir, sólo se maneja al robot una primera vez para que haga el mapa del recorrido sobre el cual posteriormente deberá realizar otras tareas que se le asignen.

Actualmente se está trabajando en dos prototipos de robot. Uno que es para aplicar productos fitosanitarios, y otro que es la aplicación de fertilizantes para las plantas. “También estamos trabajando en visión artificial, lo que nos interesa mucho porque nos permitirá realizar tareas más complejas como poder tomar o cortar alguna cosa, o identificar ciertas condiciones en los cultivos”, indicó Garro.

El coordinador del proyecto comentó que la investigación actualmente bastante avanzada pero aún se encuentra en la etapa de prototipo. La dificultad más grande sobre la que se encuentran trabajando es cómo hacer para que un robot que trabaja en un invernadero, pueda ser utilizado por cualquier productor, es decir, que sea fácil de manejar.

“Básicamente lo que nosotros intentamos es generar mejores condiciones de trabajo donde puede haber ambientes potencialmente peligrosos para las personas que están utilizando el producto”.

Por otra parte, señaló la importancia de que no se trata de competir entre robot y humano, sino que se trata de complementar las tareas que pueden ser peligrosas o rutinarias para las personas y que las realice el robot, mientras el productor se puede dedicar a otras labores.

“Si bien la persona no va a aplicar los productos, sí va a tener que supervisar al robot”.

“Nuestro objetivo es poder trabajar luego a campo abierto. Comenzamos por los cultivos intensivos porque al estar los espacios mucho más definidos y acotados, resulta más fácil para trabajar en una línea de investigación”.

El robot es bastante pequeño con el fin de que pueda desplazarse dentro del invernadero, sus dimensiones son aproximadamente de 50 cm de ancho por 80 de largo.

Si las condiciones no son óptimas para aplicar algún producto fitosanitario, el robot alertará al respecto, permitiendo el ahorro del producto y evitando una aplicación innecesaria.

“Con este robot se puede garantizar las buenas prácticas hortícolas”, expresó.

INTA no realiza comercialización de sus productos, por lo que Garro explicó que una vez totalmente desarrollado el producto, lo cual sería en un futuro cercano, se llevaría a cabo la transferencia a cooperadoras o empresas privadas interesadas en la comercialización de Inau, el R2-D2 de la agricultura, que busca facilitar el trabajo en el campo con una mayor eficiencia.

Fuente: www.portalfruticola.com